1. LA TRADICIÓN DEL ALMACÉN DONDE LO COMPRAS

Aquí debes ser muy sagaz, porque no es fácil ni divertido ir por la vida conociendo todos los almacenes de piso laminado, además, porque estos productos son especializados, y, en promedio, se adquieren una vez cada diez o quince años, o en el caso de mi tía, la que anda en zapatones por toda la casa, una vez cada treinta años. También debes tener en cuenta que hay almacenes muy tradicionales que se mantienen en el tiempo vendiendo guacales de tomate, y eso no significa que sean buenos. Pero, no te desanimes, hay que indagar un poco; con el primo que estudia arquitectura, el ex-novio que es ingeniero, la vecina que remodela casas, en fin… si esto no funciona, acude a la intuición, quédate con el que mejor domine el tema y te ofrezca una asesoría completa, no una simple exhibición de tablas sin sentido. Aunque esto no es suficiente, porque te puedes andar encontrando al mismísimo “culebrero” y hasta le puedes llegar a creer, y, de nuevo, valiste. Dato: MAPLE lleva 10 años trayendo las más reconocidas marcas de pisos laminados en Bogotá