Blog

LA RESISTENCIA EN LOS PISOS LAMINADOS

No puedes usar un taxi para transportar una retro-escavadora, porque seguramente se dañará. Así mismo ocurre con los pisos laminados; no puedes usar un piso laminado de bajo tráfico para un área donde habrá mucho tráfico. A veces te deslumbras con ofertas en la web o en las vitrinas, ofertas que te prometen tráficos superiores, de hecho, los fabricantes chinos le ponen tráfico 32 a todo, a diestra y siniestra, sin pruebas, sin estudios de resistencia, así que, es por esta razón que, cuando lo instalas, te dura bonito unos días, y luego, al cabo de unos meses, el piso muestra su verdadera cara: delaminación, soplo, burbujas, entre otras. Los tráficos en los pisos laminados se dan desde el 31, residencial, hasta el 33, que es comercial. Hay más clases de tráficos, pero para que no te confundas, ten en cuenta estos tres. Si en tu hogar viven pocas personas, instala un piso tráfico 31, si viven muchas, o tienes un almacén, instala uno de tráfico 32. Así de sencillo. Los pisos laminados de tráfico 33 se consiguen, pero son más costosos y no son muy comerciales.

LAS TEXTURAS EN LOS PISOS LAMINADOS

Cuando vayas a comprar tu piso laminado ten en cuenta que estos vienen con diferentes texturas, reconocibles al tacto o a la vista. Estas texturas le dan al piso laminado mayor resistencia y diseño.

TEXTURA SINCRONIZADA. Se han popularizado mucho en los últimos años, al principio eran muy costosos debido al proceso que supone su producción, hoy, con la gran demanda que hay por ellos, han bajado considerablemente de precio. Los reconoces al tacto y a la vista, notarás que, cuando pasas la mano por una de sus tablas, la veta va en la misma dirección con la textura. Cuando la luz cae sobre el piso de textura sincronizada, resalta esta característica, se ve macizo, con mayor cuerpo.

TEXTURA REGISTRADA. Su producción es más económica, por lo que notarás que son de menor precio que los anteriores. Los reconoces porque al tacto, su veta y su textura no coinciden. La textura, normalmente se registra de lado a lado de la tabla.

ACABADO LISO. Como lo indica su nombre, estos pisos laminados llevan impresa la veta, pero no tienen textura de ninguna clase. Al tacto se sienten muy lisos. 

TEXTURAS EN 3D. La tienen los pisos laminados cuya veta y textura son, además de sincronizadas, realzadas, de forma tal, que sobresalen, se ven macizos. Las vetas realzan de forma exagerada. 

Todo depende del ambiente que quieras crear. No te dejes llevar por tendencias si eres de los que les da pereza renovar a los pocos años. Elige pisos que te generen buenas vibraciones, recuerda que los tendrás que ver todos los días, cuando estés alegre, deprimido, enguayabado, en fin.

Volver

EL PAISAJE CHINO

EL MITO: LOS PISOS LAMINADOS CHINOS, ¿BUENOS O CUENTO CHINO?

Con la pandemia china de productos de bajo coste los mercados se saturaron, hasta el punto de ofrecer al comprador paisajes repetitivos y manufactura de baja calidad, pero eso sí, baratos. Esta situación crea un nicho para los productos manufacturados con calidad, no necesariamente baratos, pero sí, competitivos. Los pisos laminados de marcas reconocidas (agremiados en la EPLF) se diferencian del resto, porque le dan al comprador la tranquilidad de escoger calidades superiores, siempre vigiladas, lo que no ocurre con los productos chinos o indonesios. 

El paisajismo comercial chino se extendió más allá de lo imaginado, hasta eliminar mercados ancestrales en el mundo, eso cualquier persona que haya vendido algo en su vida o que haya comprado algo, lo sabrá, pero, ¿cómo es que a pesar de haberlo invadido todo, algunos productos que estaban antes de la pandemia china siguen allí, bien hechos, con su precio normal, posicionados, con mano de obra local? Hay varias razones, entre las que se cuentan: el posicionamiento del producto, lo tradicional, aunque, (incluso aquí, lo chino entra con fuerza, por ejemplo, los sombreros vueltiaos colombianos y artículos tan visibles como la bandera o el escudo de este país, estaban siendo fabricados fraudulentamente en China), la tecnología de punta, entre otros. La adaptación fue y sigue siendo clave en el proceso de sobrevivir al gigante asiático y a las políticas neoliberales de aperturas económicas y Tratados de Libre Comercio de los países latinoamericanos, sin embargo, no bastan la creatividad y las ganas de hacerlo, se necesita también conciencia ecológica, y en esto, aún nos falta, y mucho.


Una empresa colombiana “responsable” podría hacer contacto con una fábrica china y exigirle productos de alta calidad; hay que recordar que así como en china se fabrican las pésimas marcas genéricas de smartphones de las empresas de telefonía móvil, también se fabrica el Iphone; aunque esta exigencia cuesta. El importador colombiano logra un buen producto, resistente y bonito, pero ¿seguro?, ¿higiénico para el chupo del bebé que cae al piso, o para el mismo bebé?, ¿sin emanaciones tóxicas?, mejor que venga el diablo y nos diga algo. En China no hay quien vigile nada. Así pues, si estás pensando en comprar pisos laminados y te están llenando la cabeza de calabazas, con pisos que ni marca tienen y que dicen ser “tecnología alemana”, ¡huye!, quizá sea mejor buscar un poco más, a veces se encuentran productos europeos con precios asequibles y de excelente calidad. Date una vuelta por MAPLE.

Volver

CURSO INTENSIVO SOBRE PISOS LAMINADOS

¿Cómo escoger un piso laminado y dónde comprarlo?

No es fácil, ¿cierto? Veamos, esto es como elegir un auto. Si escoges uno barato, puede ocurrir que te salga bueno -mentiras-, lo elegiste por eso, por barato, y está bien, cuando no te alcanza para más, ¡no todos somos ricos! Pero, si puedes hacer un “esfuercito” mayor y, sin embargo, insistes en que tiene que ser barato, y luego vas al concesionario, y pides más rebaja, ¡ahí lo tienes!, es tuyo. Ahora tienes un carro que te salió barato y que te lleva del punto A al punto B, sin estilo, sin buen gusto, y además, lo tienes que ver todos los días -y llevar al taller cada vez que coges un hueco-, no lo puedes lucir a nadie, aunque, bueno, eso de andar luciendo las cosas ante los demás no es que sea un objetivo de vida, pero se siente bien mostrarle a todos que te movilizas con estilo. Lo mismo ocurre con tu piso laminado; en el mercado encontrarás muchas ofertas, la mayoría de ellos, de procedencia china -no todo lo chino es malo, pero vamos, no hay que negar que nadie controla la forma en que fabrican sus cosas-, estos pisos son baratos, ¡hasta te enciman el guardaescobas!, eso sí, sale más resistente el cartón del tubo del papel higiénico. Lo compras, -porque no conoces mucho de pisos, y te da lo mismo un pliego de cartón paja que un buen laminado-, te lo instalan, y lo luces con orgullo -por unos meses-, luego comienzan los problemas, a no ser que andes en medias por tu casa y atiendas a las visitas desde la ventana. Llamas a pedir garantías, y el vendedor comienza a sacar las más variadas excusas -desde el tipo de suela que usas en tus zapatos, hasta esas visitas “pesadas” que le hacen tanto daño al laminado. Lo barato sale caro, a no ser que hablemos de una melcocha o de un Supercoco. Tienes que saber, también, que no falta en el mercado el malicioso que le pone un precio altísimo a un piso laminado chino, y luego te lo vende como si fuera el mejor piso alemán o belga, y, bueno, ya valiste.  

Por eso, ten en cuenta las siguientes indicaciones:

1. LA TRADICIÓN DEL ALMACÉN DONDE LO COMPRAS

Aquí debes ser muy sagaz, porque no es fácil ni divertido ir por la vida conociendo todos los almacenes de piso laminado, además, porque estos productos son especializados, y, en promedio, se adquieren una vez cada diez o quince años, o en el caso de mi tía, la que anda en zapatones por toda la casa, una vez cada treinta años. También debes tener en cuenta que hay almacenes muy tradicionales que se mantienen en el tiempo vendiendo guacales de tomate, y eso no significa que sean buenos. Pero, no te desanimes, hay que indagar un poco; con el primo que estudia arquitectura, el ex-novio que es ingeniero, la vecina que remodela casas, en fin… si esto no funciona, acude a la intuición, quédate con el que mejor domine el tema y te ofrezca una asesoría completa, no una simple exhibición de tablas sin sentido. Aunque esto no es suficiente, porque te puedes andar encontrando al mismísimo “culebrero” y hasta le puedes llegar a creer, y, de nuevo, valiste. Dato: MAPLE lleva 10 años trayendo las más reconocidas marcas de pisos laminados en Bogotá.

2. LA MARCA

Seamos honestos, no es lo mismo un Mercedez Benz que una Chana. Si bien hay compradores para ambos, y repito: no todos somos ricos; hay un océano de diferencia entre ambas marcas. Existen los concesionarios que venden Chana -¡y vaya si venden!, y existen concesionarios que venden Mercedez Benz. La marca es fundamental a la hora de adquirir un piso laminado. Existen marcas genéricas, de origen chino e indonesio, a continuación puedes ver un vídeo donde te muestro las diferencias entre los pisos laminados chinos y los pisos laminados europeos, -por si te interesa, si no, sigue viendo tus novelas-. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que más del 90% del piso laminado que se vende en Colombia, es de origen chino. Es verdad, es que el comprador de este segmento aún no diferencia bien entre calidades de piso, a diferencia de los autos, donde cualquiera sabe diferenciar las marcas y sus cualidades, o el tamal santandereano del tolimense, o la papa pastusa de la papa sabanera, y así. Reconocer un buen piso laminado no es fácil; cuando nuevos, todos se ven bonitos, como los autos, pero más adelante, empiezan las garantías. Entonces, ¿cómo reconocer que un piso laminado es chino o es alemán? Mira el vídeo, te tomará cuatro minutos, deja la flojera.

3. LA EPLF (European Producers of Laminate Flooring)

Ya se me trabó la lengua. Mentira, estos son europeos. Es la Asociación Europea de Productores de Pisos Laminados. Agremia a fabricantes de pisos laminados y a fabricantes de materia prima para los mismos. Si te das una pasada por su página web, encontrarás a sus miembros ordinarios y demás: eplf.com. Pertenecer a ella es importante, porque nos da pistas del país de origen de la marca que queremos comprar.  Las empresas agremiadas en ella  tienen una cuota del mercado mundial de más del 50%, y una cuota del mercado europeo de más del 80%. Si la marca no está en la EPLF, y te dijeron que el piso es europeo, volviste a valer.

Hay muchas otras cosas a tener en cuenta cuando tomes la decisión de comprar tu piso laminado, por eso, visítanos; en serio, nos dará mucho gusto hablar contigo.

Volver