CURSO INTENSIVO SOBRE PISOS LAMINADOS

¿Cómo escoger un piso laminado y dónde comprarlo?

No es fácil, ¿cierto? Veamos, esto es como elegir un auto. Si escoges uno barato, puede ocurrir que te salga bueno -mentiras-, lo elegiste por eso, por barato, y está bien, cuando no te alcanza para más, ¡no todos somos ricos! Pero, si puedes hacer un “esfuercito” mayor y, sin embargo, insistes en que tiene que ser barato, y luego vas al concesionario, y pides más rebaja, ¡ahí lo tienes!, es tuyo. Ahora tienes un carro que te salió barato y que te lleva del punto A al punto B, sin estilo, sin buen gusto, y además, lo tienes que ver todos los días -y llevar al taller cada vez que coges un hueco-, no lo puedes lucir a nadie, aunque, bueno, eso de andar luciendo las cosas ante los demás no es que sea un objetivo de vida, pero se siente bien mostrarle a todos que te movilizas con estilo. Lo mismo ocurre con tu piso laminado; en el mercado encontrarás muchas ofertas, la mayoría de ellos, de procedencia china -no todo lo chino es malo, pero vamos, no hay que negar que nadie controla la forma en que fabrican sus cosas-, estos pisos son baratos, ¡hasta te enciman el guardaescobas!, eso sí, sale más resistente el cartón del tubo del papel higiénico. Lo compras, -porque no conoces mucho de pisos, y te da lo mismo un pliego de cartón paja que un buen laminado-, te lo instalan, y lo luces con orgullo -por unos meses-, luego comienzan los problemas, a no ser que andes en medias por tu casa y atiendas a las visitas desde la ventana. Llamas a pedir garantías, y el vendedor comienza a sacar las más variadas excusas -desde el tipo de suela que usas en tus zapatos, hasta esas visitas “pesadas” que le hacen tanto daño al laminado. Lo barato sale caro, a no ser que hablemos de una melcocha o de un Supercoco. Tienes que saber, también, que no falta en el mercado el malicioso que le pone un precio altísimo a un piso laminado chino, y luego te lo vende como si fuera el mejor piso alemán o belga, y, bueno, ya valiste.  

Por eso, ten en cuenta las siguientes indicaciones:

1. LA TRADICIÓN DEL ALMACÉN DONDE LO COMPRAS

Aquí debes ser muy sagaz, porque no es fácil ni divertido ir por la vida conociendo todos los almacenes de piso laminado, además, porque estos productos son especializados, y, en promedio, se adquieren una vez cada diez o quince años, o en el caso de mi tía, la que anda en zapatones por toda la casa, una vez cada treinta años. También debes tener en cuenta que hay almacenes muy tradicionales que se mantienen en el tiempo vendiendo guacales de tomate, y eso no significa que sean buenos. Pero, no te desanimes, hay que indagar un poco; con el primo que estudia arquitectura, el ex-novio que es ingeniero, la vecina que remodela casas, en fin… si esto no funciona, acude a la intuición, quédate con el que mejor domine el tema y te ofrezca una asesoría completa, no una simple exhibición de tablas sin sentido. Aunque esto no es suficiente, porque te puedes andar encontrando al mismísimo “culebrero” y hasta le puedes llegar a creer, y, de nuevo, valiste. Dato: MAPLE lleva 10 años trayendo las más reconocidas marcas de pisos laminados en Bogotá.

2. LA MARCA

Seamos honestos, no es lo mismo un Mercedez Benz que una Chana. Si bien hay compradores para ambos, y repito: no todos somos ricos; hay un océano de diferencia entre ambas marcas. Existen los concesionarios que venden Chana -¡y vaya si venden!, y existen concesionarios que venden Mercedez Benz. La marca es fundamental a la hora de adquirir un piso laminado. Existen marcas genéricas, de origen chino e indonesio, a continuación puedes ver un vídeo donde te muestro las diferencias entre los pisos laminados chinos y los pisos laminados europeos, -por si te interesa, si no, sigue viendo tus novelas-. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que más del 90% del piso laminado que se vende en Colombia, es de origen chino. Es verdad, es que el comprador de este segmento aún no diferencia bien entre calidades de piso, a diferencia de los autos, donde cualquiera sabe diferenciar las marcas y sus cualidades, o el tamal santandereano del tolimense, o la papa pastusa de la papa sabanera, y así. Reconocer un buen piso laminado no es fácil; cuando nuevos, todos se ven bonitos, como los autos, pero más adelante, empiezan las garantías. Entonces, ¿cómo reconocer que un piso laminado es chino o es alemán? Mira el vídeo, te tomará cuatro minutos, deja la flojera.

3. LA EPLF (European Producers of Laminate Flooring)

Ya se me trabó la lengua. Mentira, estos son europeos. Es la Asociación Europea de Productores de Pisos Laminados. Agremia a fabricantes de pisos laminados y a fabricantes de materia prima para los mismos. Si te das una pasada por su página web, encontrarás a sus miembros ordinarios y demás: eplf.com. Pertenecer a ella es importante, porque nos da pistas del país de origen de la marca que queremos comprar.  Las empresas agremiadas en ella  tienen una cuota del mercado mundial de más del 50%, y una cuota del mercado europeo de más del 80%. Si la marca no está en la EPLF, y te dijeron que el piso es europeo, volviste a valer.

Hay muchas otras cosas a tener en cuenta cuando tomes la decisión de comprar tu piso laminado, por eso, visítanos; en serio, nos dará mucho gusto hablar contigo.

Volver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s